El martes pasado, 7 de mayo, nos reunimos con la nueva Junta de la Comunidad de Propietarios de la Urbanización Montenebro para conocer el estado de las relaciones con el Ayuntamiento y la situación en la que está la recepción de la urbanización. Fue un encuentro muy constructivo. Creemos que ha habido un muro entre el Ayuntamiento y esta urbanización que toca tirar. Para ello, una de nuestras propuestas es llegar a acuerdos con esta urbanización, y con La Atalaya, en reuniones oficiales que se reflejen en un acta consensuada por ambas partes, que se hará pública y que obligue al cumplimiento de lo acordado. Las reuniones de despacho está claro que no han salido bien en los años pasados. Hablamos de muchos asuntos pendientes y somos conscientes del reto que supone esta recepción para no defraudar a los vecinos y vecinas de Montenebro. El diálogo y cumplir compromisos es fundamental para comenzar a ver la luz en las relaciones entre Montenebro y el Ayuntamiento.

Gracias a la nueva directiva por su amabilidad, por abrirnos la puerta y debatir sobre el presente y futuro de la urbanización.